+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Constelaciones Familiares

Las nuevas constelaciones familiares son una herramienta útil, breve y disponible para abordar cualquier dificultad que vive la persona llegando a una dimensión de la problemática que da espacio a un movimiento sanador.

Van del plano invisible a la materia, de lo aparente a lo esencial como punto de partida hacia la solución. Más allá de la realidad aparente como: hace dos años que no veo a mi padre, tengo depresión, es la tercera vez que pierdo el trabajo.

El movimiento sanador se va gestando y desplegando a lo largo de la constelación a través de los representantes. Es decir personas que representan tanto al cliente, su tema y a todos los elementos que van surgiendo y están implicados en la misma.

Quienes con su lenguaje corporal e interacción comunican, muestran, hacen visibles las energías presentes, las fuerzas que están afectando y que la persona no tiene consciencia de ellas, sólo vive sus efectos.

Energías y fuerzas que se traducen como vínculos, fidelidades, las dinámicas entre ellos. Que una vez des-cubiertas y consteladas, cada quien recobra su lugar, su realidad, su necesidad y autoría.

Impactando a la persona en sus diferentes dimensiones a través de imágenes, sensaciones, frases que se transforman en recursos disponibles. El cliente en su fuerza, más consciente, más libre para manifestarse en su propia vida.

Utilizar las experiencias del pasado y sus consecuencias como fuentes de aprendizaje, comprensión de una nueva visión de la vida, las relaciones. Aceptando lo que hubo tal y como fue, aceptar la vida tal y como la recibió, aceptar la propia vida tal y como es. Aceptarse uno mismo tal y como es. Aceptar a los demás tal y como son.

Las constelaciones marcan un antes y un después. No son mágicas, se puede hacer mucha magia con ellas.

Es importante tener presente.

Los padres no sólo transmiten la vida, las características físicas, también la información energética de cada uno de los sistemas familiares.

Es decir la historia familiar del padre y de la madre tanto los logros, como lo que dio origen a los enredos y desordenes dentro del sistema familiar que sigue afectando. El no haber contemplado las leyes de vida como el orden, el equilibrio, la pertenencia.

La información energética está registrada en los campos morfo genéticos, sean creencias, emociones, sentimientos, comportamientos, actitudes, los secretos todo está registrado  quedando disponibles para las futuras generaciones. Son parte y están inmersos en ese campo.

El campo como elemento vincular entre generaciones, entre todos sus miembros, tanto vivos como muertos, conocidos o desconocidos. Un campo que a la hora se vuelve inteligente.

Tenemos vínculos inconscientes, fidelidades a miembros del sistema que han sido olvidados, ocultados, rechazados o que han desaparecido. Por ejemplo: hijos dados en adopción, hijos de relaciones paralelas, un abuelo con enfermedad mental, un tío en prisión, un bis abuelo que perdió la fortuna familiar, emigró y nunca más se supo de él.

A los que vivieron la guerra, la guerrilla, en campos de refugiados, en campo de exterminio, catástrofes naturales,  epidemias. Los que  no han asumido la autoría y responsabilidad por actos de violencia, asesinato, abusos sean físicos como psicológicos, uso del poder en beneficio propio.

A creencias, sentimientos, actitudes hacia los hombres, las mujeres, otras razas, religiones, el dinero, el trabajo, la relación de pareja, el sexo, la homosexualidad, etc.

Las experiencias de la propia vida de la persona sean complicaciones en el nacimiento, tiempo en la  incubadora, la muerte de un gemelo, muerte de la madre en el parto, o a edad temprana,  traumas, accidentes, las relaciones tanto pasadas como presentes y más.

Así como aquellas situaciones en las que ha excluido, juzgado, rechazado, criticado, ocultado, sus propios secretos, actitudes, comportamientos, etc.

Dichos vínculos o fidelidades, las experiencias de vida que no han contemplado los órdenes y fuerzas del amor se manifiestan como un tema a resolver. Ya que en lugar de compensar lo vivido en el pasado ajeno transformando las situaciones lo que se hace es imitar, repetir, pagar en lugar del otro aún a costa de la propia vida.

Estas formas de solución, de resolver lejos de hacerlo crean más dolor, más desorden, desequilibrio tanto en la vida de la persona como de todo el sistema. Afectando también a los que ya no están.

Si las acciones son propias caer en la culpa, la vergüenza, aplicando el auto castigo, la exclusión, auto sabotaje, el fracaso  incluso la enfermedad y muerte.

De ahí que se presentan situaciones que a la hora son oportunidades de cambios: incapacidad de hacer frente a la vida, de trabajar, tener estabilidad laboral,  ganar dinero, imposibilidad de realización en el amor, la pareja, malestares y enfermedades tanto físicas como mentales. Imposibilidad de tener y concretar proyectos, de llevar una vida saludable.

Bert Hellinger teólogo, psicoanalista y filósofo alemán, interesado en las relaciones y sus desafíos en los diferentes ámbitos, la convivencia, la sanación, el amor en sus diferentes manifestaciones desarrolló, estructuró y dio a conocer las constelaciones familiares.

En un proceso que comenzó como psicoterapia sistémica-transgene-racional, una forma fenomenológica de exponerse y abarcar, a las nuevas constelaciones familiares, una forma de entender la vida, una filosofía aplicada.  

Dicha filosofía está basada en una combinación de elementos sean la propia vida, el conocimiento de diferentes métodos y técnicas, dar cabida a un espíritu que guía y la aceptación de ser guiado a lo largo del camino, la observación disciplinada, comprensiones e intuiciones que junto a la experiencia en sí misma, dieron base a la herramienta de ayuda. Todo integrado en la Hellinger Sciencia.

Herramienta en continuo cambio, evolución como la vida misma.  Las nuevas constelaciones ofrecen una percepción de la vida, los desafíos, las relaciones y las fuerzas que las muevan, así como el amor que requieren de nuevos ojos, de lo que llamo «una visión de altura».

Inspiran y son fuente de crecimiento, de evolución  y conciencia.

Las constelaciones familiares abordan los problemas de relación considerando al individuo que si bien es uno, un solo sistema en sí mismo. Existe, se hace en relación con sus padres, hermanos, abuelos, con la familia.

Los padres son los puntos de referencia y conexión a esa amplia red de lazos invisibles que ha impactado e impacta a cada miembro del sistema en la forma de pensar, de sentir, de percibir, de actuar.

Y a diferentes campos de pertenencia.

Al mismo tiempo de conexión con Algo Más Grande, con otras fuerzas tan reales y presentes que sostienen, que guían.

El individuo es miembro y parte de ese sistema, se relaciona tanto con la red como un todo, como con cada uno de sus miembros. Afecta y es afectado por el grupo y por cada uno. Vivos, muertos, conocidos, desconocidos, los considerados bueno y malos.

El grupo como un todo, una unidad, un sistema, con una mente común, con un sentir común, un saber, una historia, un sólo libro de cuentas.

Un campo, el campo morfo genético. Que se ha ido estructurando a través del tiempo, de las experiencias, el respeto por las diferentes fuerzas, con sus luces y sombras, tal y como es.

En él todo está registrado, acogiendo todo y a todos. Una gran memoria, una fuente de conocimiento. A la hora nos muestra que las acciones tienen consecuencias.

Las nuevas constelaciones son un método disponible y con amplias posibilidades para abordar cualquier tema del ser, todo aquello que  le quita energía, fuerza, paz interior, la alegría, le roban el presente, le roban su vida.

Y como tal fuente de transformación fruto del reconocimiento, la aceptación, la gratitud, disposición e intención comprometida.

De un proceso de crecimiento, desarrollo que la persona siente dentro sí mismo, lo acepta, lo quiere, lo necesita y elige.

¿Cuando es oportuno constelar?

Cuando la persona lo sienta, lo quiera, esté disponible y dispuesta a cambiar su actitud y relación con la vida.

Sin embargo hay ciertas circunstancias que pueden ser alertas claras de la conveniencia de una constelación:

  • tropezar con la misma situación una y otra vez sea en relaciones con miembros de la familia, los padres, los hijos, temas de pareja, ausencia de pareja, el trabajo, el dinero, la abundancia
  • sentimientos y emociones que no están adecuadas a la realidad de vida de la persona como sentirse fuera de lugar, que no pertenece, sentirse estancado, sin posibilidades, con deseos de morir
  • accidentes que van escalando en frecuencia y gravedad
  • adicciones de todo tipo sean alcohol, drogas, la comida, a comprar, al juego, al sexo, las redes sociales, las series, la TV
  • malestares, enfermedades sean físicas o mentales
  • conductas que implican riesgo de muerte, tendencias suicidas, deseo de morir

¿Qué temas se pueden constelar?

Nuestra vida es y gira en torno a las relaciones, el amor en sus diferentes manifestaciones, con la salud tanto física como mental, emocional y espiritual, el trabajo, el dinero……

Si hay dificultades en algunos de ellos, nuestra vida se ve afectada. Nosotros somos una unidad indivisible, cada ámbito de nuestra vida, en interacción afectándose mutua y simultáneamente. Toda situación puede abordarse desde las constelaciones.

Algunos de los temas a constelar pueden ser:

  • la relación con los padres, entre hermanos,
  • la relación de pareja, dinero en la pareja, malos tratos, no tener pareja, la pareja reconstituida, multicultural
  • la relación con los hijos
  • las dificultades de los hijos pequeños, malestares o enfermedades infantiles
  • dificultades en los estudios, rebeldía en la adolescencia
  • la salud tanto física como mental, síntomas, malestares en toda su amplia gama
  • enfermedades crónicas, graves, raras,
  • la adopción, elementos que ayudan a la hora de adoptar
  • el trabajo, la profesión, la vocación, perder el trabajo, no tener trabajo
  • los proyectos, dificultades de tener y poder concretar proyectos
  • el dinero, la abundancia, dificultades para ganar dinero, para mantener un ingreso fluido, deudas, herencias
  • emociones, sentimientos, miedos, fobias, sueños recurrentes
  • tolerancia, flexibilidad ante los cambios , la inestabilidad, la incertidumbre
  • temas de inmigración-emigración
  • fechas aniversario, memoria de lugares
  • la salud , la relación con las mascotas, los animales 

Las constelaciones de pueden realizar en un taller de constelaciones o en sesión individual