CONSTELACIONES PARA LAS MASCOTAS

Las mascotas  ocupan un lugar muy especial en nuestra vida. No se trata simplemente de compañía, de entrega, de aceptación, de amor incondicional. De suplir necesidades emocionales, físicas, son los ojos y oídos del dueño, lo que motiva a la persona a caminar, a levantarse cada día, volcarse hacia otro ser, a estar con otras personas y sus mascotas, etc.

Los animales son sistémicos, son energía, tienen su espíritu, son parte de un todo, afectan y son afectados. Son puro presente, pura sintonía con la vida, con todo, tal y como es.

Saben y saben desde antes que ocurran las cosas, previenen, benefician, mejoran la salud de la persona. No precisan de tecnología, simplemente son.

A través de las constelaciones se ha visto que los animales son un gran sistema, que tiene sus órdenes y es anterior al sistema humano. Cada especie tiene su sistema con sus leyes. Uno y otros al servicio del sistema humano.

Desde este punto de vista, las mascotas, su existir y papel va más allá de todo lo expuesto.

Rescatan a la persona, lo llevan a la vida y son capaces de ver y llevar por su dueño la carga sistémica que lo están afectando, las pueden llevar hasta las últimas consecuencias.

Ven los excluidos, los rechazados, los olvidados o los suelen representar.

Los niños se relacionan con sus mascotas de una manera muy especial. No son simplemente un perro, un gato o un caballo, representan, son alguien importante que los padres no ven y necesita ser visto. Ellos lo ven.

Una constelación es la oportunidad de liberar tanto a la persona como a su mascota.

Sea constelando su salud física en general o experiencias que han dejado heridas,  huesos rotos, dolores musculares, dolores crónicos, enfermedades, la necesidad de una cirugía.

Los accidentes, un carro los atropella,  experiencias traumáticas como cuarentenas largas, muerte de sus cachorros, maltrato, abandono.

Los cambios repentinos de conducta, ladran, atacan, cuando han sido amables, se han dejado tocar, etc.

A su vez la persona puede sentir un vínculo muy especial por su perro, gato o caballo. Experimenta emociones, sentimientos que no están acorde a la realidad y relación. Le impiden salir, disfrutar de la vida,  compartir con la familia, amigos, son la compañía en soledad, etc.

Hay personas que ante la muerte de su mascota la quieren seguir, corren riesgo de enfermar o quitarse la vida.

En las constelaciones he visto: que ante el deseo de morir de su dueño la mascota muere en su lugar, de manera inesperada, sin enfermedad o razón aparente.

Que el llanto intenso, profundo que sigue experimentando la persona (luego de varios años)  por la muerte de su perro, en realidad era por la muerte de su padre a quien en su momento no pudo llorar. Es decir el llanto por la muerte de su mascota le brindo la oportunidad de sacar el dolor, las lágrimas por la muerte de su padre.

Que la culpa, el fracaso, el estar en la muerte que sentía la persona, era por el vínculo, la fidelidad que tenía a una manada que había sido eliminada.

Tan sólo algunos ejemplos, de la relación  profunda que mantenemos a niveles no visibles con esos seres maravillosos que comparten nuestros días.

La constelación se desarrolla de igual manera que constelando cualquier tema de la persona. No precisa que la mascota se encuentre presente. Ni siquiera viva en el momento.

Se puede constelar en grupo o en sesión individual, en persona o a distancia.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

No se admiten más comentarios