+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Constelaciones para las mascotas

Las mascotas ocupan un lugar muy especial en nuestra vida. Son nuestra compañía, ejemplos de entrega, de aceptación, de amor incondicional. Suplen necesidades físicas, son los ojos y oídos del dueño, necesidades emocionales,  lo que motiva a la persona a levantarse de la cama, a caminar, a jugar, a volcarse hacia otro ser, a estar con otras personas y sus mascotas, etc.

Los animales, las mascotas son sistémicos, son energía, tienen su espíritu, son parte de un todo, afectan y son afectados. Son puro presente, pura sintonía con la vida, con todo tal y como es.

Saben y saben desde antes que ocurran las cosas, previenen, benefician, mejoran la salud de la persona. Simplemente son y están 

A través de las constelaciones se ha visto que los animales son un gran sistema anterior al sistema humano, que tiene sus órdenes. Cada especie tiene su sistema con sus leyes. Unos y otros al servicio del sistema humano.

Desde este punto de vista, las mascotas, su existir y papel va más allá de todo lo expuesto.

Rescatan a la persona, lo llevan a la vida y son capaces de ver y llevar por su dueño la carga sistémica que lo está afectando, incluso hasta las últimas consecuencias.

A través de las constelaciones se ha podido observar que la mascota puede ver o representar a miembros excluidos, olvidados, rechazados del sistema familiar y de la propia persona, como en el caso de abortos.

Razón por la cual el lazo afectivo entre dueño y su mascota, genera emociones, sentimientos de alguna manera son desproporcionados. Ya que le impiden disfrutar, compartir con la familia, amigos, viajar por no dejarlos.

Que el llanto intenso, profundo que sigue experimentando el dueño (luego de varios años)  por la muerte de su mascota, en realidad era por la muerte de su padre a quien en su momento no pudo llorar.

Constelar cualquier aspecto o situación con y de la mascota es una oportunidad de ayudarlos, liberarlos de cargas, al igual que para su dueño y su sistema familiar.

Sea constelando:

  • El vínculo que existe con la mascota,
  • Cambios repentinos de conducta, de ser dócil a avanzar y ladrar, incluso atacar,
  • Desafíos de salud, las secuelas que han dejado encuentros poco amistosos como heridas, huesos rotos, problemas con dientes o mandíbulas, dolores musculares, necesidad de cirugía, los accidentes,
  • La salud en el proceso de la vida, el envejecimiento y sus limitaciones
  • Experiencias traumáticas como maltrato, abandono, muerte de sus cachorros, largas cuarentenas, muerte del dueño, de otra mascota con quien ha compartido su vida, su espacio, cambios del entorno, accidentes

En las diversas constelaciones he visto diferentes dinámicas: te sigo  y es el dueño ante la muerte de la mascota, quien corre riesgo de enfermar o quitarse la vida.

La mascota sabe o siente que el dueño quiere morir y le dice yo en tu lugar, muere de manera inesperada, estando sano.

O el vinculo a una manada que había sido asesinada donde la persona le dice yo por amor a uds. estoy en el fracaso, en la culpa.

La constelación se plantea y desarrollo de igual manera que si la persona estuviera tratando cualquier otra tema.

Se puede realizar en grupo, en sesión individual sea en persona o a distancia.

No precisa que la mascota se encuentre presente ni viva al momento de constelar. La sanación beneficia a todos.