+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Constelaciones para animales

Un tema, un campo “los animales” que de manera natural se fue abriendo bajo la mirada sistémica de las constelaciones familiares. Que ofrecen una percepción más amplia de lo que encierra la interacción entre el ser humano y el animal, entre la persona y el animal con el que convive.

Una realidad que se va haciendo cada vez más estrecha a medida que se producen cambios a nivel familia, pareja, sociedad. Agravado por la emergente realidad sanitaria y sus efectos.

Ambos sistémicos, dos sistemas diferentes en interacción. Teniendo en cuenta que respetando el orden natural, como sistema los animales están antes que los humanos.

Utilizando la misma técnica, la constelación; pero enfocada en el animal y sus desafíos.

¿Qué tiene? ¿Qué le está pasando? ¿Qué necesita?

Buscando respuestas, mejoría, sanación ante: los síntomas, malestares físicos, enfermedades, su repercusión sobre los diferentes sentidos, capacidades, habilidades. La salud en general. Los accidentes.

Cambios repentinos de hábitos y conductas, episodios traumáticos, cambios de vida, de país, de dueño, la custodia compartida. Ciclos de vida y lo que ellos traen, así como la muerte.

En unas y otras constelaciones he observado que los animales ven, señalan o representan a miembros excluidos, rechazados u olvidados tanto del sistema familiar como de la misma persona. Un gemelo, los padres, abortos, muertos por los que no se ha hecho duelo o hay algo pendiente a la espera de cerrar. 

Que el mismo animal representó en un momento de la vida de la persona a su aborto y pasado el tiempo, a su muerte, en otra constelación, a su padre a quien no había podido despedir, llorar. Manteniendo el dolor, la culpa que le impedía avanzar en su vida.

Que expresan emociones, la rabia que su humano siente y no puede expresar, o que lleva por un antepasado. Viven la exclusión u otras situaciones, incluso mueren en lugar de su persona.

El tema de salud que los aqueja es, entre otras cosas, la manifestación física de lo que está pendiente de ser abordado por la persona con quien convive. Sufren los mismos malestares físicos siendo el espejo visible de lo que tienen. Por ejemplo diabetes.

Muestran la fidelidad que el animal tiene a su propio sistema. De igual manera que la persona por el suyo y cómo sanarlos. Algo esencial en la interacción entre el animal con quien convive y su humano, entre los dos sistemas.

La constelación des-cubre los vínculos y las dinámicas así como las realidades que están afectando a la persona al momento de la misma. Que de alguna manera le roban vida y que, al querer ayudar a su compañero, se está ayudando a sí mismo.

Generando un movimiento de sanación tanto para el animal, su humano y los sistemas implicados. Entendiendo sanación como la integración de lo excluido, lo olvidado, recobrando el equilibrio, en orden. Hacerse cargo, liberarse, liberarlos, hacia más vida.

No se precisa que el animal esté presente o vivo al momento de la misma.

Se puede realizar en sesión individual como en grupo, presencial o a distancia, en línea por Skype, Zoom, Whatsapp, móvil.

La constelación No sustituye la atención, ni ninguna indicación, intervención o tratamiento del médico-veterinario.