CONSULTAR LOS AKASHICOS

 

“Cuida tus pensamientos porque se convierten en tus palabras,

cuida tus palabras porque se convierten en tus acciones,

cuida tus acciones porque se convierten en tus hábitos,

cuida tus hábitos porque se convierten en tu carácter,

cuida tu carácter porque se convierte en tu destino”.  P. Avot

 

 

Cuando un ser, un alma decide experimentar la vida como una entidad individual se crea un campo energético que va a contener su historia desde el momento que deja la fuente hasta el regreso a la misma, toda vez que así suceda.

Ese campo registra cada pensamiento, deseo, palabra, emoción, intención, sueño, juicio, cada acción y lo que cada uno ha generado en esa experiencia de vida y en cada una de las experiencias de vida. Es decir los registros akashicos contienen la historia completa y detallada de cada alma desde el comienzo de los tiempos, son como las huellas digitales únicas y propias para cada ser.

Para abrir los registros utilizo una oración sagrada que junto con el nombre de la persona que consulta operan como “llave de acceso” a su propia información. Es un campo energético inteligente, creativo, que está disponible, en constante creación, donde pasado, presente y posibilidades en el futuro interactúan simultánea y constantemente,  una dimensión espiritual llena de tesoros por descubrir.

La consulta se desarrolla en un espacio confidencial con un máximo de cinco preguntas las cuales son puertas de acceso desde el presente hacia dos direcciones el pasado y las posibilidades en el futuro.

Las preguntas pueden girar a temas como: la relación con el entrono, familia, pareja, amigos, repetición de patrones y comportamientos, sueños recurrentes, salud, trabajo o vocación, influencia de vidas pasadas, crecimiento espiritual.

¿De qué manera se reciben las respuestas?

La información llega en un lenguaje energético, de vibración a través de imágenes, como quien ve fotos sean en blanco, negro o color, o una película, sonidos que transmiten tanto información verbal, como relacionados a lugares, o sensaciones físicas o emociones.

Las respuestas hacen referencia  un pasado que puede ser cercano, lejano o muy lejano, a circunstancias o experiencias o hasta la propia memoria de los hechos que de alguna manera están afectando la vida de la persona.

Con miras al futuro, pueden haber circunstancias concretas o posibilidades que ya están afectando el presente de la persona. Los registros no son un medio para adivinar el futuro. Todo individuo tiene el poder de ejercer su libre albedrío en cada instante de su vida por lo tanto el futuro no está determinado. Cada elección crea nuevas posibilidades.

No se obtienen respuestas de si o no, correcta o incorrecta o lo que debe o no debe hacer la persona ya que el próposito es elegir en cada instante hasta lo que uno considera algo insignificante, vivir diferentes aprendizajes.

La lectura no es un medio para saber de o influenciar a otros, ni se puede realizar consultas por otra persona sin previo consentimiento.

Es un espacio que ofrece información y ayuda en temas de relación, el tipo de personas que se atrae una y otra vez, situaciones de salud, con las finanzas, el trabajo,  comprensión que permite transformar creencias, patrones de conducta  crecer, transformar y sanar.

La actitud receptiva, mente y corazón abiertos del consultante durante la consulta es un factor a tener en cuenta para lograr los mejores resultados.

Quien hace la lectura está consciente en todo momento, no lee la mente, no hace diagnósticos,  ni adivina el futuro del consultante. Transfiere la información recibida en sintonía con esa  dimensión espiritual e ilimitada dejando de lado puntos de vista personales o juicios acerca de la misma, abierta a que se manifieste  desde un espacio lleno de respeto, humildad y amor incondicional.

Una vez finalizada la consulta se cierran los registros con gratitud por lo recibido. Interpretar lo recibido requiere de mente abierta y un corazón benevolente.

La lectura de los Registros también puede hacerse vía skype o por teléfono.

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

No se admiten más comentarios