+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Preguntas frecuentes

¿Qué puedo sentir en la sesión de Reiki? 

Desde frío, calor, hormigueo, sentir mis manos calientes, lágrimas que surgen sin aviso, ver imágenes, colores, sueño y se duerme, no sentir nada. Lo que pueda sentir va a variar de momento a momento, de sesión en sesión, hasta de un practicante y otro. Afectan otros elementos entre ellos su propia sensibilidad, apertura, confianza, si es su primera vez puede llegar con dudas, temores, si ha venido otras veces está más relajado y hasta deseando que empiece la sesión.

 Hay que recordar que la “imposición de manos” existe desde el comienzo de los tiempos. El poner las manos en un área dolorida es un gesto instintivo, natural para aliviar el dolor. Lo hacemos desde que somos pequeños. Las manos y la energía que transmiten tienen su efecto, ofrecen ese toque amoroso que permite a la persona expresar sus sensaciones.

¿Necesito creer en reiki para que tenga efecto?

 No.  Y es claro al observar cuando se ofrece reiki a un bebé recién nacido, o como una mascota se acerca y permanece tranquila hasta que siente que es suficiente. Creo que se trata más de la apertura a la posibilidad, las ideas y expectativas así como la receptividad de la persona.

¿Con qué frecuencia es bueno recibir sesiones de reiki?

La respuesta categórica es CUANTO + MEJOR. Puedes acercarte a reiki para recibir sesiones según la necesidad energética, tu tiempo, conveniencia y disponibilidad.

Necesidad energética en cuanto a cómo vive, cómo responde la persona a lo que está viviendo. Ya sea un divorcio conflictivo, perdida de un familiar o un trabajo, se está preparando para un examen de oposición, una entrevista de trabajo, no puede dormir, lo van a operar, está embarazada o está enfrentando el desafío de una enfermedad con todo lo que ello involucra tanto física, como emocional y espiritualmente.

Tal vez en algún momento te resulte interesante y decides iniciarte en reiki. Tenerlo en tus propias manos, usarlo cuando y donde se necesite, tanto para ti, como para ofrecer a tus seres queridos, mascotas, plantas y sus demás usos.

Hay muchos factores que están afectando nuestra energía, realidades de la vida moderna, sus ritmos, la inestabilidad en los diferentes ámbitos,  la tecnología y sus campos, calidad de los productos que consumimos, la alimentación, la contaminación ambiental, de las aguas, las fibras que vestimos, tanto más.

Cuando somos pequeños si bien nos nutren con atención y cuidado, somos más tolerantes energéticamente hablando. Con el correr del tiempo, las diferentes etapas de la vida, la falta de energía se va manifestando de diferentes maneras.

Reiki puede ser el impulso a incorporar hábitos saludables como el ejercicio físico, estar en la naturaleza, dieta sana y equilibrada, hacer algo que te apasione, cultivar el humor, la risa, aprender algo nuevo, crear relaciones saludables, incorporar el amor a uno mismo y a los demás. Vivir el aquí y el ahora,  actualización mental y emocional.

¿Reiki puede hacer daño o me pueden hacer daño con reiki?

La respuesta a ambas preguntas es no. Sin embargo puede generar lo que se llama «crisis de sanación» . La persona se puede sentir más vulnerable, con mayor sensibilidad, con malestar, deseos de llorar, de estar en casa,  de comer algo en particular. La crisis es breve y muy sanadora. 

Es importante que antes de solicitar la sesión comente si tiene algún malestar, si le han diagnosticado alguna enfermedad o cualquier otra información relevante para que el practicante tome las precauciones necesarias.

La energía reiki es energía vital, universal, viene de una fuerza superior, de Algo Más Grande, es una fuerza espiritualmente guiada. No puede ser usada para hacer daño.