+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Reiki, su historia

El Dr. Mikao Usui así llamado en occidente, título similar a Sensei en Japón otorgado en señal de respeto y reconocimiento, nació el 15 de agosto de 1865 en el pueblo de Taniai, Distrito de Yamagata, Prefectura de Cifu, Japón

Dejó su lugar natal muy joven, viajó, aprendió diferentes temas y disciplinas relacionados con el arte de la sanación así como de historia, medicina, psicología. Desempeño varias profesiones lo que a la hora fueron dando base y experiencia que sería reflejada en el sistema Reiki que lleva su nombre. 

Inspirado por la vida de Buda, en su búsqueda de la iluminación comienza un proceso interior que lo lleva a vivir una experiencia mística, un satorí tras días de meditación y ayuno en el monte Kurama.

En dicha experiencia recibió el poder de sanar e información que dio base al método de sanación espíritual Reiki Usui a través de la mente y el cuerpo por la imposición de manos. Se manejan conceptos y usos que han estado presentes desde el comienzo de los tiempos. Las manos y sus efectos tan bien conocidos por todos desde que somos pequeños.

Al comienzo practicó lo recibido con familiares y amigos hasta que decide ofrecerlo a otras personas y abre una clínica en la ciudad de Tokio. En ella ofrecía sesiones de reiki y enseñaba como practicarlo y usarlo.

En el año 1923 Japón vivió el terrible terremoto de Kanto con cantidad de desaparecidos, muertos y heridos. La situación fue devastadora con graves consecuencias en diferentes niveles.

Mikao Usui ayudo a salvar vidas, aliviar los dolores. Su nombre fue reconocido e hizo que mucha gente acudiera a su clínica en busca de ayuda.

En marzo de 1926 fallece de un accidente cerebrovascular y es enterrado en el templo de Saiho en Tokio, donde se erige un monumento que honra su persona, su vida, su trabajo y su aporte a la humanidad.

Mikado Usui creo el sistema Usui Reiki Ryoho que ha dado origen a los sistemas de reiki hoy disponibles e inicio a dieciséis maestros Usui Shiki Ryoho, uno de los cuales fue el oficial naval y médico llamado Dr. Chujiro Hayashi.

El Dr. Chujiro Hayashi trata a sus pacientes con reiki, llevando un detallado informe de la condición de cada uno, el tratamiento ofrecido y por cuánto tiempo.

Poco a poco  el sistema de Reiki Usui que en sus comienzos se centraba en la sanación espiritual de la mano del Dr. Hayashi se fue enfocando también en cómo tratar malestares y enfermedades físicas.

A la clínica del Dr. Hayashi llega la Sra. Hawayo Takata, enferma y con un diagnóstico médico tras haber cancelado una cirugía.

Recibe sesiones diarias de reiki por varios meses hasta que su curación es confirmada también por los médicos tratantes, quienes siguieron su evolución a lo largo del proceso.

Entusiasmada por los resultados de su propia curación decide aprender reiki. Trabaja y aprende en la clínica del Dr. Hayashi por un tiempo hasta que teniendo el nivel II de Reiki y con buena práctica decide regresar a Hawai y abrir su propia clínica.

Previo a la Segunda Guerra Mundial el Dr. Hayashi la eleva a Maestra de Reiki lo cual la habilita a enseñar e iniciar a otros practicantes y maestros.

Con todo lo aprendido desarrolló su propia manera de enseñar y ofrecer tratamiento, siendo reconocida a lo largo de Estados Unidos como una sanadora muy habilidosa. Adaptó el sistema y su historia a la mentalidad occidental simplificando el estilo recibido.

Por el año 1975 se muda a California  e inicia  a veintidós maestros de Reiki.  La Sra. Takata fallece en el año 1980.

Para los iniciados como maestros de Reiki en Estados Unidos nuestro linaje comienza con MIKAO USUI – DR. CHUJIRO HAYASHI y SRA. HAWAYO TAKATA.

Hoy día la realidad muestra un creciente número de practicantes de reiki alrededor del mundo. Entre ellos profesionales de la medicina tradicional, médicos, enfermeras etc., buscando y ofreciendo otras alternativas para ayudar a crear salud y bien-estar.

Como alguien dijo para saber dónde estamos es necesario mirar de dónde venimos. Probablemente también nos guíe hacia dónde vamos.

Confiando que en algún momento esta realidad se plasme en una acción conjunta, coordinada, multidisciplinaria en beneficio para todos.