+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Reiki y los animales

Los animales de compañía tienen sus desafíos como resultado de:

  • los cambios en la rutina, la alimentación, traslados
  • soledad y encierro
  • falta de ejercicio físico, de estar al aire libre o corriendo en la naturaleza
  • las heridas, lesiones, fracturas, quemaduras, necesidad de cirugía, malestares, enfermedades o las dolencias propias del proceso de envejecer y morir
  • vivir experiencias traumáticas como el abandono, hambre, los malos tratos, la adopción y su proceso de adaptación, la muerte de su dueño, de sus cachorros, de otro animal con quien ha compartido su vida, etc.

Reiki puede ayudar junto al amor de sus dueños y la atención y cuidados del veterinario. Como  energía vital de alta vibración provoca un re equilibrio energético que:

  • reduce el estrés, la ansiedad, la confusión, el miedo
  • mejora los problemas de conducta
  • acelera los procesos en heridas, fracturas, la recuperación luego de una cirugía
  • ayuda con los problemas digestivos, a manejar el dolor ante una enfermedad, con los malestares propios del envejecimiento, en la transición
  • los libera de la carga energética que llevan del entorno

A los animales de la granja, los que participan en exposiciones, los que están involucrados en asistencia a personas con desafíos físicos, los que son entrenados para tareas de seguridad, de rescate o detección de drogas o materiales peligros, los que compiten en carreras y mucho más.

Los animales son grandes maestros y sanadores. Saben, conocen, son claros, directos, se manifiestan de inmediato. Llegar a ellos para darles reiki requiere preparación interna y de un acercamiento respetuoso para ir ganando confianza y aceptación antes de imponer las manos.

Un proceso que lleva su tiempo, presencia, calma, conexión  y comunicación en una interrelación profunda, de energía a energía, de corazón a corazón, de verdad a verdad. Cuando lo sienten se acercan y  se entregan por el tiempo que necesitan. Si no es posible tocarlos, por cualquier circunstancia, se imponen las manos a la distancia que mejor se sienta.

Y por supuesto se puede ofrecer reiki a distancia sin importar las condiciones o dónde se encuentre.

Así como a todo el reino animal, a las especies necesitadas porque están en peligro de extinción como el oso panda, oso pardo, la ballena, el lince ibérico. Los que están en los santuarios o en centros de acogida …etc.