+34 630 689 113 mariajoseor@live.com

Reiki y los animales

Los animales si bien viven en un continuo presente, sin expectativas, ni remordimientos, tienen sus desafíos. 

Algunos surgen cuando hacen lo que les gusta como correr, saltar, jugar, defender sus pertenencias o su territorio. Las heridas, lesiones, fracturas resultantes de encuentros poco amistosos. Accidentes, quemaduras, necesidad de cirugía.

Cambios en la rutina diaria, dejarlos solos y encerrados por largas jornadas, falta de ejercicio físico y estar al aire libre o en la naturaleza.

Experiencias traumática: la muerte de sus cachorros, de su persona u otro animal con el que han convivido largo tiempo. Aquellos que han vivido el abandono, hambre, malos tratos, la adopción y su proceso de adaptación..

Dolencias y malestares propios de la edad, una enfermedad.  Cuando ya no hay cura posible y están a la espera que tomen la decisión y ayudarlos a morir.

Reiki puede ayudar junto al amor, el ejercicio físico, la alimentación, los cuidados y la atención profesional del veterinario. A liberar la carga energética que llevan del entorno como la ansiedad, el miedo, la impotencia. A recuperar la calma y el balance de su propia energía ante el malestar, el dolor o cualquier situación que está experimentando. 

Ofrecer reiki a los animales requiere de un acercamiento respetuoso para ir ganando confianza y aceptación antes de imponer las manos. Contemplando el tiempo y la frecuencia según la especie, tamaño, necesidad.  

En el caso de los perros, comienzo por la cabeza,  las orejas, el lomo, el pecho y así de posición en posición o simplemente donde se necesita. Si por cualquier motivo no es posible tocar al animal simplemente se acercan las manos a la distancia que mejor se sienta. 

Los animales son directos, se manifiestan de inmediato. Una vez que lo conocen se acercan cuando lo necesitan. Son un claro ejemplo que reiki y sus beneficios no están sujetos a creencia o sugestión alguna.

Reiki también ayuda a los animales involucrados en asistencia a personas con desafíos físicos, los que son entrenados para tareas de seguridad, de rescate o detección de drogas o materiales peligrosos.

Muchas personas llegan a Reiki deseando ayudar a su compañero favorito sin embargo pueden ir más allá.

Con reiki en las manos podemos ayudar a todos los animales, aquellos que no vemos ni conocemos sin embargo sabemos que están necesitados de otra mirada y alguna acción. Los que están en peligro de extinción como el oso panda, el oso polar o la ballena…los que están en refugios a la espera de ser adoptados……y tanto más.